My Brave Face

deep inside

Un sentido para el sentimiento

June, Monday 19 hora medi

Una de las lecciones más tristes que he tenido que aprender ha sido reconocer que los sentimientos no son siempre correspondidos. No siempre amas a quien te ama, ni te rechaza a quien rechazas, ni te ignora a quien ignoras. La lección es desalentadora sobretodo porque concluye que lo único cierto es la incertidumbre. Cuántos corazones rotos, cuánto despecho, cuanto malentendido nos hubiese ahorrado la madre naturaleza si nos hubiese regalado con más señales físicas incontrolables que traicionasen el silencio o aclarasen la confusión que tantas veces creamos con palabras y gestos. Porqué, siendo tan clara la evidencia de la pasión, no hemos desarrollado también un chivato natural – y común a toda la raza humana- de nuestros sentimientos?
La respuesta puede estar en que -a pesar de muchos- seguimos siendo animales y como animales nuestro cuerpo responde a necesidades primarias. El sentimiento y la lógica que lo sujeta, aunque motores de la evolución cultural, apenas han intervenido en nuestra evolución biológica.
De allí que nuestro cuerpo, pobre, apenas sepa contener el espíritu que se debate entre la razón y el corazón y más de una vez la pasión, el animal que todos llevamos dentro, retome el control que es suyo según las leyes escritas en nuestros genes.
A lo largo de la evolución cultural el animal racional que somos ha aprendido a canalizar la pasión hacia el arte y la ciencia. La pasión así atemperada se transformó en sentimiento que un día el espíritu mezcló con filosofía y nació la poesía. El control del sentimiento por la palabra. Ni mal… ni bien. Yo misma apenas se sentir sin pensar… pero mi pequeña venganza contra mi yo racional es que pierdo deliciosamente el tiempo pensando en ello.
En fin, si en algún lugar de nuestra corta historia mutamos pasión en sentimiento es lógico que nuestro cuerpo, pobre, perdiese el compás y nos quedásemos sin sentido para el sentimiento.

Adrián

desayunando... o no

Adrián, hijo de Claudia y Daniel, nació el 12 de Junio en Lima, Perú y aunque un día será grande y fuerte, hoy es la cosita más bonita del mundo. No puedo reflexionar y soy toda emoción. La única razón es el amor. Me encantan los niños, porque ellos conocen la libertad de ser sin más. Y una sonrisa suya es la mejor de las sonrisas. Y aquí está, el amor envuelto en tibia piel, dos corazones que han fundido lo mejor de sí en esta maravilla. Que intensa, que enorme es la vida contenida en una cosa tan pequeñita!

Y una vez más, la realidad se muestra en toda su dualidad, ayer fué pena, hoy es felicidad. Y en el centro del torbellino, mi corazón.

El Medi

June, Sunday 18 por la tarde

Esta mañana ha ocurrido lo que nunca hubiese querido que ocurriese, ha habido un incendio en Mediterraneo. No había nadie cuando pasó y los daños son solo materiales y sentimentales. Tengo una pena que no tiene donde ir. Y a quién le importa, el mundo está cargado de catástrofes reales pero ésta, pequeña a los ojos del mundo, insignificante, toca muchas vidas cercanas a la mía y me toca a mí. Si pudieses evitar la incertidumbre a los que amo ya me bastaría. Durante muchas noches, la noche y sobretodo los lunes, no será lo mismo.